A la persona más importante de mi vida. A mi abuela.

Todo el mundo que me conoce sabe que amo a las mujeres en todas sus manifestaciones. Me encanta entrar en sus mundos y rebuscar sus almas. El alma de una mujer es una maraña intelectualmente epicúrea. Mientras más descubres, más atractiva resulta. Cada gramo de aire que una mujer deja pasar por entre sus labios se transforma en fonética bella forma de amor. Interpretarlas se convierte en un sedoso dédalo sin final. Ahí está el verdadero reto del hombre.

El mundo se vuelve intrépido y pausado, angosto y ancho, alto y bajo, caudaloso y manso, ruidoso o silencioso cuando una mujer ama. Una mujer a través de su piel transmite los deseos en todas sus manifestaciones del amor. No sólo saben amar a través de la piel, sino que son capaces de amar a tantas personas como en el mundo hay. La piel de una mujer es capaz de eso y de más.

Como dice el bueno de Silvio, me han estremecido muchas mujeres. Pero sobre todo una. Y no quisiera perder la oportunidad de convertir estas palabras en perlas saladas que recorran los surcos de la piel de una de las mujeres más importantes de mi vida.

Tu piel. Tu piel se ha ido cubriendo de hermosas rugosidades que me siguen transmitiendo un derroche de generosidad que jamás he conocido en este mundo. Eres generosa porque tú no puedes vivir de otra forma. Desprendiéndote de ti misma, ofreces al mundo todo lo que tienes y si te queda algo más, pues más. Esa prodigalidad te viene del centro de tu alma. Ni la puedes ni la quieres controlar. Con cada ofrenda que haces al mundo tu piel se repliega más y tu hermosura se cubre con la frescura de tu rocío. Eres el maná de todos los tuyos. De todos nosotros.

Te he visto sufrir como no he visto nunca a nadie. Tanta pérdida sin explicación no se puede entender de otra forma. Pero ni el paso de los años ha sido capaz de mermar tu lealtad. Tu nobleza y fidelidad son tan inquebrantables que uno siempre se siente seguro a tu lado. Hace poco apoyé mi cabeza en tu regazo, y pensé nada ni nadie me puede hacer daño. Es imposible; a tu lado es imposible sentir el lado amargo de la vida. Cada muestra de ésta tu honradez, tu piel se recorre de nuevos surcos. ¡Eres tan hermosa!

Tú ejerces tu libertad entregándote a los demás sin remisión. Tu sí con tu compromiso, en ti, son el mejor sinónimo del amor que jamás podido experimentar. Tú amas porque sí. No hay más. Tú cubres con tu amor el mundo. Todavía pienso que a tus plantas se les vuelven las estaciones primaveras con sólo sentir tus andares cerca de ellas. Qué pedestre sería pensar que las riegas sólo con agua. Tú arrojas con tu pausada tempestad la vida con amor a borbotones. Todos renacemos a tu lado. Con cada hálito de tu amor tu piel se torna más irregular. Te has convertido en la mujer más hermosa de este mundo.

Por tus ojitos divinos. Por tu cabello algodonoso. Por esa maraña de caminos, que es tu alma, y que siempre llegan al amor para y por los demás como último fin. Por tu piel. Por tu sabiduría. Por tu saber estar. Por tu valiente forma de enfrentarte a la vida. Por tu risa. Por tus hercúleas convicciones. Porque nunca has dado paso en falso. Por la gestión de la luz que nos das. Por tu compromiso. Por tus chequeos médicos. Por tus quesos. Por las raíces de tu tronco que cada día reparte el oro verde de tu aciete. Por tu ausencia en estas tierras tan lejanas. Por tu armonía. Por tu saber callar. Por tu forma de no molestar a nadie. Por todas esas historias que sabes y que no cuentas y que quedarán en tu memoria. Por tus besos. Por tu espera en la estación (no lo olvidaré jamás). Por tus sorpresas. Por tus regalos. Por tu sapiencia. Por tus trajes. Por tu elegancia. Por tu saber escoger el momento. Por tu criterio. Por tus suspiros. Por tus oídos, y sobre todo por tu piel que te cubre de una belleza sin parangón. Porque tu piel se ha llenado de preciosos pliegues cubriendo las nuestras de hilo y lana y no paras…. Porque tú me has enseñado a amar a cada arruga y cada cana de cada mujer. Porque envejecer amando es lo más hermoso del mundo. Por todo ello y por más, como dice Silvio, me has estremecido, pero sobre todo porque eres mi abuela además.

Después de la enseñanza de los últimos tiempos y que voy a intentar no olvidar jamás, no quería perder ni un segundo más en decirte a la cara y a gritada voz TE QUIERO ABUELA.

Qué tranquilo que me he quedado. A partir de ahora ejerceré el demostrar y decir te quiero en presencia de las personas a las que quiero, esperar el momento adecuado es absurdo. Esto me lo has enseñado tú abuela pero soy tan necio que lo he aprendido hace unos días.

Una vez más…te quiero mucho abuela.

Gracias por tanto.

PD: Esta carta está escrita y firmada por Sandra y Miguel. Y probablemente por todas aquellas personas que te han conocido en algún momento de sus vidas. Eres el pilar donde se sostienen todas mis inseguridades.

Miguel Mejías Segura

290551_10150332676084733_1206620858_o

3 comentarios en “A la persona más importante de mi vida. A mi abuela.

  1. Que guapa sigue estando tu abuela Miguel.Me has emocionado mucho con las palabras que le has dedicado y con ese TE QUIERO MUCHO ABUELA
    Bueno me voy a presentar.Me llamo Lola Ferrer y soy de Osuna y vecina de tus abuelos y amiga de la infancia de tu madre por lo cual conocí a tu abuela de la que me queda muy buen recuerdo.Hace algo mas de un mes tu madre y yo nos reencontramos por casualidad en una de esas calles de Sevilla después de casi cuarenta años sin vernos y desde entonces no dejamos de compartir recuerdos de la infancia vía wasap ya que por las circunstancias actuales no hemos podido volver a vernos y por ella he tenido conocimiento de este tu blog que me ha permitido conocerte por foto y por tu hermosa pluma. Mis felicitaciones Miguel por tu capacidad de plasmar en palabras esos tus sentimientos hacia tus seres queridos.

    Me gusta

    1. Hola Lola.
      en primer lugar muchas gracias por leerme. Hablo con mis padres casi todos los días, y sobre todo ahora con la situación que estamos viviendo. Y mi madre me comentó la semana pasada que habéis vuelto a tener contacto. Es una alegría poder volver a contactar con los amigos de la juventud, verdad?
      Yo conocí a tu sobrina. Ella me orientó bastante durante la carrera. La recuerdo muy bien una chica muy guapa y con unos ojos muy bien abiertos al mundo.
      Con respecto al texto, nuestra abuela es para nosotros como un pilar catedralicio en nuestras vidas. Una mujer excepcional es todas sus manifestaciones.

      Yo por mi parte me vine hace unos 9 años a Alemania para probar suerte. Sevilla me llegó a cansar. Y aquí me he hecho un huequecito en el me siento agusto. Tengo una pareja que me aporta mucho y un trabajo relacionado con la biología. Después tengo muchas aficiones y una de ellas es la literatura. Me gusta leer y escribir, aunque las dos cosas las hago más a impulsos que de forma constante. En realidad soy un poco así, como mi «santa» madre que tú conoces.jejeje.
      No sé si lo hago bien o no, en realidad tampoco me interesa mucho. Lo hago por desahogo y por aprender a escribir. Hace casi algo más de un año y medio que no escribo nada nuevo porque realmente no tengo tiempo ni tranquilidad. Mi nuevo proyecto es escribir unos cantecitos flamencos para una amiga que tengo en Sevilla que canta de forma amateur. A ver si sale algo decente.
      Me alegro mucho de conocerte Lola, a ver si tenemos la suerte de que se vaya el bicho este, voy a Sevilla y nos conocemos. Vamos a centro a dar un paseo con mi madre y charlamos un rato. Yo encantado, la verdad.

      Me gusta

      1. Hola Miguel.Muchas gracias por las palabras que me dedicas.Queda pendiente ese paseo con tu madre por Sevilla.Yo mas encantada aun.Un abrazo.

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s