A Londres, a la Venus del Espejo de Velázquez

Antes de; preferia, en la vieja Londinus.
Derecha: nacimento sin “Re”, friso griego y partenón,
Izquierda: la momias, Cleopatra y Tutankamón.
Por ahí, su hijo, Cupido, ella, la madre Venus.

Allí, más allá, lejos del mismísimo extranjero,
mientras Sevilla cocía las suspicacias de sus dos orillas,
a fuego lento, jueves de madrugá y haciéndose cosquillas,
yo tuve una idea para este, mi segundo cuarteto.

Al contemplarlo; a los dos se puede escuchar.
En Italia, lejos de las salinas, el pincel de Diego,
en América, exiliada, silva la pluma de Pedro.

De repente, rápida, tu efeméride, a mi frontal
Y tu regalo apareció en esta especie de soneto.
La parte de un libro para los ojos verdes del limonero.

Miguel Mejías Segura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s