Hoy, tu descenso

P1040598Hoy; tu descenso.
 
Hoy, porque no todo tiene que ser ascenso, alguien alado, tal vez un ángel a la velocidad del diablo, rompió esa cripta a la que llamamos cielo. Hoy, del cielo roto, se cayeron pedacitos de cristales helados; bailando en su descenso como en un coro multitudinario que parecían diminutos cisnes blancos. Hoy ya descendidos se volvieron a unir y se cubrió el suelo con tu manto. Hoy los animalillos dejaban sus huellas sobre tu piel derramada por prados y veredas. Hoy el olor previo de esas enanas orquídeas que mi imaginación representaba, me devolvía tu recuerdo. Hoy este, sin saberlo, tu día; se posaba un pedacito de ti, en la punta de mi nariz, como si de un besito fresco se tratara, dejando una gota de agua, que sabía a tu litúrgica sonrisa que encantaba. Hoy… hoy…se cayó el cielo, roto. Te caíste tú, te precipitaste tú, toda blanca sobre mis recuerdos. Si a esos pedacitos de cristales helados o a los diminutos cisnes blancos, o a las enanas orquídeas blancas, o si a ese pedacito de ti, los llamara copos de nieve, no sé quiénes me entenderían. Pero si al manto blanco que descendió sobre mis recuerdos y que hoy cubría prados y veredas se llamara Milly…sólo me entenderían en aquella escuela Macarena.
Para ti mi homenaje de este año.
Gracias por todo Milly.
Miguel Mejías Segura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s