Leva anclas Barlovento

Tengo sentimientos,
marineros y clandestinos,
que van y vienen,
siempre de mí.

Dándolos, he aprendido
a amar inconcionalmente,
como el vino a su bodega,
su olor le pertenece,
siempre a ti.

Al recogerlos,
como un marinero nocturno,
sin ver nada,
aprendí, siempre,
al siguente día siguiente,
que para amar
me necesitaba,
mi yo pirata, sin dejar,
de serlo nunca,
sin mi mar.

Leva anclas barlovento.

Miguel Mejías.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s