Tu no, me inspiró

Tu no dándote la vuelta en tu adiós
es para mí una inspiración.
Salido de tus rumias,
le persiguen mis dudas.

Ese no, sólido y frío acero,
lacerante estilete,
no hace más que cosquillas
después de todo,…
siempre se miente.

Anoche te recordé en tus besos,
al volver a ver esa inquietante mirada,
de diosa pagana,
me detuve… no me contuve,
y beso a beso los besé.
Son como avioncitos de papel,
vuelan sin saber dónde van a caer.

Al despertar desaparecieron,
repentinos, fugaces, huyeron,
como siluetas de golondrinas,
que viajan a sus guaridas.

Se acostumbraron mis labios
al militiempo del dulce bocado salado
de tu descaro casi descarado.

Pero chiquilla de dónde saliste,
¿qué arte es ese, con el que te viniste
y te fuiste?
¿Sabes qué te digo…?

Soñando te seguiré,
Y qué tus besos besaré.

Me gustas, así, alada breve,
atravesando mis paredes.
déjate de capitales,
y vente conmigo esta noche,
pongámosle su trémulo broche.
Nos guiará la buena suerte.

Te lo dije. Tu no
me inspiró.

Miguel Mejias Segura

(Como siempre esta historia me la contaron)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s