Tu luz ya brilla, Luis.

Lleva ya hoy 9 días tu rostro luciendo. Una luz que ya se nota en los cielos del mundo con sus noches y sus días. Esa luz es acogida en nuestras almas que, como muñidos y delicados pesebres desde hace nueve meses han sido preparadas. Y qué suerte, Luis. Qué suerte la tuya y la mía y la de los tuyos. La de los nuestros. Según me llegan voces pregonadas por el viento, ya tu hermana que te siente y presiente cuida de ti y juega contigo. Esa Sandra que el día de mañana será tu espejo y tú su reflejo. Y aunque esa historia ya me la contaron, espero que tú la vivas incluso mejor que yo. Que la reinventes. Que con tus propias palabras la reescribas.

Hoy se escribió tu primer cuento. Unos dragones que te lanzan palabras y querían que esa primera palabra fuera para ti “el respeto”. Que desde una parte de tu herencia, de la que tu madre y yo procedemos se nos inculcó con hielo y a fuego.

A partir de ahora tu luz será cada día más grande. Incluso llegará el momento en el que esa luz de un lado para otro se mueva. Y con otras luces chocarás. Y aprenderás a sortear las otras, esas que querrán absorber la tuya. No lo permitas nunca, siempre desde el respeto.

Tú, Luis; tú, primo lejano de Ludovico, tú el guerrero famoso de origen germano, tú brillas ya desde hace 9 días allí arriba en el cielo de nuestras almas y corazones iluminando a todos los que te quieren. Iluminándome a mí, aquí en este tan lejos de allí, de ti.

images6O2ZO2PX

Miguel Mejías Segura.

 

Un comentario en “Tu luz ya brilla, Luis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s