Tiro otra vez el dado. Tiro porque me tocas.

Hoy es de esos días en los que me gustaría coger mi mundo y ponerle unas tirantas y como una mochila colgármelo a la espalda. Y tomar un dado y con él echar a suertes para recorrer tus mundos planetarios. A cada lado del dado una parada para seguir caprichosamente por todos, tus otros costados. Estos besos de vuelos errantes y acelerados, que se escapan violentos de sus deseos por los azarosos recodos de sus caminos, te buscan a ti; su destino. Uno, mirada lasciva desde tus pies, está fiera se abalanza; en busca de una nueva danza. Dos, me concentro mirándome adentro, mientras recorro las aristas de las cosquillas de tu piel, besos a tropel. Tres, paso eterno por tu monte de diosa, tu Vesubio y el dichoso el temblar de su jardín cubierto por el rocío de tus encantos; mujer. Cuatro, abro los ojos y conectadas las miradas; en tu geografía presiento las cúspides de tu orografía, esos volcanes que rezuman lavas que alimentan desde más allá de la antigua Pompeya, a conquistarlos me dispongo; voy con todo. Cinco, a labio convexo, mi mochila y mi mundo se hacen ríos de agua. Otro más por si temprano te vas, ese odioso mañana por la mañana. Seis, tiro otra vez el dado. Tiro porque me tocas!

icono-dado1

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s