Bienvenido seas…

Intentando concatenar mis pensamientos,
estos que saltan las barricadas y zanjas,
que se elevan y hunden como fosas marianas
por las fuerzas inquebrantables de la educación,
y mientras los segundos reparten entre mis células
suertes de replicaciones y traducciones,
pasas a cuentagotas a través de la oxigenación de mi alcoba,
mientras bajas y subes por mis grietas, borrando
sin olvidarlo, éste último estío.
Tu beso me eriza la piel. Por lo que me traes,
por lo que me borras.

Y mis pensamientos se retuercen, y me llevan aún más lejos.
Reponernos. No hay otra forma.
Es el camino hacia otras verdades más plenas.
Esa nueva reeducación, la de reiniciarse.
No hay otra forma.

Nunca exististe tú, falsa e inculcada seguridad.
La mentira más aplaudida
que nuestras cadenas de ADN nos traen a fuego escritas.
Ese mundo que visto a través de tu parafina imperceptible,
que nos protege con la angustia de tu gloria, se ve turbio.

La quiescencia, ese bien que mata,
desde ti hacia el interior.
Pero yo me repondré mañana con tu aparición…porque mi
espejo sevillano me lo ha vuelto a demostrar.
Y me pregunto…y si consiguiésemos reiniciarnos
a cada segundo, y que de repente vivamos el cambio de estaciones
en cada existencia. Porque mañana aunque tú, Otoño, me lo tapes,
vuelve a salir el sol con sus oportunidades.

Bienvenido seas. Otoño

Miguel Mejías Segura

14390812_10153932449847423_3995504618169897552_n

Un comentario en “Bienvenido seas…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s