El Cambio

Te vienes con tu esplendor,
te vienes con toda esa exuberancia.
Tú saltas con tu candor,
mientras Petirrojos, y Mirlos
intercambian sus cantos
para alegrar aquellas ánimas
que aún arrastran los grilletes
del último y gélido apeadero.
Espejo de lo blanco y gris,
con manos en los bolsillos de compañero.

Sales con la gracia de tus colores,
con la elegancia de tu inocencia,
te dejas caer desde lo más alto
resbalándote por las lomeras.
Para dar nombres a la punta de los tallos,
que en su último pasado
no eran más que un…
y si yo pudiera.

Te presentas con perfumados abrazos,
a cada momento del día
que parecen tan distintos, también a los de ayer;
para amar a las bestias yermas,
que se acostumbraron al tiritar
del apretoncito de manos,
de ese otro paso quebrante,
hijo de… Astreo, llamado Bóreas.

Llegas, lo cambias todo y das
juegos,  sonrisas, carantoñas
y miradas pícaras; antesalas
de lo que vendrá; noticias.

Y no pides nada por tu cambio.

Xipe Tótec te llaman en México,
otros te llaman Frühling o primavera.

Yo te llamo Gracias.

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s