Pasa el agua

Hacia arriba trepan y escalan narcóticos pensamientos,
en las noches de estas obligadas ausencias,
por el tronco del almanaque copado por picaresca.
y poco a poco evoca la nariz de nuevo tu esencia,
esas que hacen más ávida y ágil la ascensión.

Y arriba en el sueño, se concentra el oído de nuevo en el riachuelo,
que es alimentado por las nuevas lluvias,
ese paso de agua que se acumula de golpe y con violencia,
y reverbera con claro eco en la bóveda de nuestro obligado silencio.

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s