Querida Kirstin, querido Matthias

Querida Kirstin, querido Matthias,

en primer lugar queremos agradeceros de corazón, tanto Irina como yo, la invitación que nos habéis brindado para que podamos compartir con vosotros este día tan importante en el que celebráis vuestra relación. Muchas gracias.

¡Kirstin!, una preciosa ciudad del sur de España nos brindó la oportunidad de conocernos hace ya trece años. Uno de los mejores encuentros y regalos que me ha dado mi ciudad natal. Allí, te vi por primera vez. Mi entusiasmo te tradujo en mi corazón como la niña del cabello de oro y la piel de plata. Metales preciosos traídos por el caudal del Guadalquivir, desde ese lugar tan lejano, el extranjero, y que fueron guardados con celo en las torres que custodian la vena que trae vida a tu ciudad de acogida, que no es otra que tu eterna Isbilia.

Tú, la niña del cabello de oro y la piel de plata arribaste, como no en mi barco pirata. Y allí te quedaste un tiempecito para como buena pirata robarnos a todos el corazón.

Kirstinita, como decimos en mi tierra, que tan tuya es como mía, ha llovido mucho desde entonces. Y tú y yo sabemos todo lo que hemos llorado y reído desde ese instante. Hemos pasado por momentos muy duros que sólo tú y yo conocemos y por momentos de auténtico gozo y eso es lo que ha forjado a hierro fundido en fraguas piratas y gitanas los lazos de nuestra amistad. Ahora se me vienen a la mente algunas anécdotas….como cuando fuiste tragada por un cajero automático en Granada, o cuando se te cayó la ropa de tu armario, o cuando no pudiste parar de reír cuando un Café Frisio me elevó la temperatura del alma hasta no poderla controlar, o cuando viniste por primera vez a verme a Friburgo, o cuando me ayudaste a buscar un pantalón o cuando bailamos unas sevillanas, o cuando os visité para preparar la aventura del verano de 2015.. etc…Agradecido te estoy por tu lealtad a prueba de abordajes, por tus palabras de consuelos tan finas como los granos de arena de Conil y por tu humor tan elocuente como los mismísimos versos de Góngora.

Hace mucho tiempo que te subiste a ese, mi galeón Pirata, y allí comenzamos la historia de nuestra amistad. Te colocaste en la proa y me dijiste mira siempre a la mar y nunca hacia atrás…y ¡adelante! que este mundo es de los valientes…y alzando velas y girando el timón a estribor nos echamos a la mar y por el camino, del Galeón Pirata se bajaron algunas personas que aligeraron lastre y se subieron otras que dieron empuje y en este proceso te encontraste a otro gran pirata el Super Matthias; hoy como un mástil de tu vida. ¡Mira Kiki!…el sur queda atrás…y de mi lagrimar sale la tinta de este vuestro soneto:

Conil,  Vejer… y Sevilla y…Granada,
atravesando tierras quijotescas,
teatro en Merita Augusta la amada,
cruzcampo contra esa calor grotesca.

Universitario ocaso en Salamanca,
tintos riojanos, buenas bodegas
txacolí y tapas en tierras vascas
cruzamos la frontera y… mi alma manca.

La Rochelle más pirata nos espera,
el Galeón navega por el Loira
Tours, Orleans y Dijion con frontera.

Despedida con toda mi alma llena
sin frisicosas que le traigan boiras,
yo con mis piratas no tengo penas.

Kiki…?? Te marcas unas sevillanas conmigo…?? Si el novio lo permite??

Os deseamos mucha felicidad para los dos

Con cariño Irina Schindler y Miguel Mejías Segura.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Querida Kirstin, querido Matthias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s