Para Otto!

Le vi. Le puse nombre a su historia y a sus juveniles cuitas. Le vi entre sus parsimoniosas búsquedas. Aunque le vi un tanto fachendoso, irradiaba toda la ternura del mundo; no por su avanzada o descuidada senectud, ni por sus visibles pródromos, sino por sus catonianos movimientos en sus largas búsquedas. Y leí en sus arrugas sus corredurías de juventud.

Le vi rubio, alto y fuerte, corriendo de un lado para otro, persiguiendo lo que todos persiguen de alguna u otra forma; aprender a vivir. Me lo imaginé yendo a comprar el pan encargado por su madre en una de esas mañanas de sábado invernal, sopladas por ventiscas frías.

– Uff, por fin le han devuelto Friedrich lo que le debían de su ultimo cargamento de pólvora, -¡Otto, hace falta pan para el almuerzo! ¿por qué no vas `ancá` Marie? y le compras una hogaza de pan de centeno, un cantarillo de leche, media docena de huevos y harina de trigo para hacer una tarta de manzanas, qué hay que gastarlas antes de que se echen a perder. Te doy dinero y métetelo bien en el bolsillo, no sea que lo pierdas. -¡Sí, mamá,…no seas más pesada!-

Allá iba nuestro protagonista, con sus gestos llenos de bríos a consumar el encargo de su madre a regañadientes, propio de su edad. Marie, una mujer de unos 25 años lo recibía siempre en su tienda de ultramarinos con un escote generoso, llena de perendengues y una sonrisa picarona sin intención. –Cada día estás más hombrecito Otto, a ver si terminas de una vez con tu proceso y vas renovando el género, que aquí no quedan más que viejos que ni se los lleva el viento ni la guerra.  ¿Qué desea el Señorito?

Buenos días, Señora Marie, -Señorita, si no te importa. Respondió zalamera.  –Me ha encargado mi madre una hogaza de pan de centeno, un…cantarillo de leche, harina de trigo y…ah sí… media docena de huevos. -¡Uy! a tu padre le han ido bien las cosas esta semana…con mucho gusto te lo preparo-.

Así era Otto y así era su familia, que se completaba con dos hermanas mayores, de las que algún día hablaremos de ellas y su abuela Cordelia una mujer que intentaba no sin esfuerzo seguir viviendo y seguir controlando el devenir familiar.

Hoy, quizás unos 60 años más tarde de aquella mañana, nuestro Señor Otto, sin compañía pero con su gorro de lana de color mostaza y de añada desconocida. Con su chaqueta de otros inviernos. Con su pantalón vaquero que parecía recortado de una revista cualquiera de antes de las guerras y vestido para que cumplieran al menos su función. Y con sus zapatos dispuestos a cubrirle los pies…. se acercaba una lupa con una lucecita a uno de sus ojos, el derecho; seguramente para intentar descifrar si lo que había escogido de aquella fría cámara era verdaderamente queso o no. Lonchas cortadas y empaquetadas, dispuestas unas encima de otras. Al lado había más y más paquetes, de otros tipos de quesos y fiambres. Todo estaba iluminado por esas barras de luz que lo impregnan todo de un amarillo lúgubre. Justo a su izquierda una máquina diseñada por gente muy inteligente expulsaba todo tipo de panes diferentes y porciones de pizzas; mientras una señorita de voz mediocre y robótica nos decía a todos que lamentaba mucho que el producto seleccionado estabiera agotado. Una larga cola de personas esperando a pasar por caja y la estresada cajera de rizado pelo, cara puntiaguda como un triangulo invertido y gesto para no olvidar se desempeñaban ajenas a nuestro entrañable Otto.

Él seguía descifrando con aflicción ingredientes, composiciones y mentiras. Arrastrando sus andadas piernas, por no llorar,  sonrió de repente. Las harinas de Marie y sus tiernas hogazas lo cubrieron de recuerdos como si de polvos de estrellas se tratase.

Gracias por tus gestos, Otto,  o como quieras que te llames.

Miguel Mejías Segura

marcasleche2006-11-29-13.29.51.jpg

Un comentario en “Para Otto!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s