La magia negra existe

Comprobado, la magia existe. Yo que sólo creía en ella por cuentos y leyendas, he creado de mi propia vara de Verón mi Serpiente. Era magia de la mala, de la negra. Y lo entendí. Todo lo que de nosotros brota tiene una resonancia que a nosotros mismos nos alcanza. Del odio, el rencor y la frustración salen dardos envenenados que pierden el control con la misma intensidad que nuestro enconamiento malvado. Yo te creé con mi ira, un simple Schlauch que al atizarte, te volviste a mí cual Nagini y tu picadura en mi frente, me provocó una sangrante herida en mi alma luego abatida. Ni vendas, ni guapas médicas podrán sanarme. Necesito la pócima de tu beso que me salve. Que me llene de amor y valor contra la caída en la loneta después de largas veladas con guantes sólo para la mano derecha. Necesito cambiar el color de mi alma. Necesito sentir mi humildad ante el tiempo infinito  del contacto con tu boca. Salvavidas último y preciso de este mi paseo tirando hacia la borda. No me encuentro, no me hallo, haciendo equilibrios sin pies ni brazos, debatiendo otras cosas que no vienen al caso. Miguel se siente… existe la magia mala, de la negra. Creaste de tu propia vara de Verón tu serpiente y esta te picó. Ahora lo sé…necesito la brida de tus besos que de este vagar por la cornisa me coja por sorpresa, me salve y me devuelva a la vida. Es así como haré magia de nuevo. Esta vez blanca, de la buena; para sacarte con el amor de mi soñado beso, una sonrisa.

Miguel Mejías Segura.

2 comentarios en “La magia negra existe

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s