Mi Madre Naturaleza

Hoy, entre las montañas, me encontré contigo por entre mis pensamientos. Así te erigiste como la principal de esa maraña de idas y vueltas en espirales revertidas y divertidas en las que se transforman mis ideas. Y me entró ese impulso juvenil e incontrolable de volar hasta el sur para decirte lo siguiente:

Que insignificante me siento en medio de esos plieges de roca madre que se elevan como si fueran de cartón para acariciar esos cielos. Qué insificante me siento entre tanto Abeto que hoy dedicaron el día al amor esparciendo miles de granos de polen por los montes y veredas para encontrar por suerte divina a su flor amada. Qué insignificante me siento tan cerca de tanta mayestática belleza. De tanta Madre Naturaleza.

Y me pregunté qué…¿Qué sería de mí sin tu materna belleza? ¿Qué sería de mí sin ti? Y concluí…No sería ni tan siquiera pensado por nadie. Sería como un lápiz sin su punta. Sería como un bote de laca sin su uña. Como el carmín sin sus labios, como la silla sin sus patas y su respaldo. Como una pluma sin su tintero. Como un talento sin su talentado. Como unas alas sin su ave. Como un plano sin calles. ¿Qué sería de mi sin ti? Si tú me diste a la vida. Una vida que me la dio una sola madre como la naturaleza me mostró hoy a la suya. ¿Qué sería de mí sin ti? Si llevo tus mitocondrias en cada una de mís células, si mi risa suena a Osuna entera. ¿Qué sería de mi sin tí? si cuando mi pensamiento tiene hambre me como tus croquetas y tu ensaladilla. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuándo una gota de agua suena, te veo cual perrito nadando en el mar que baña nuestra playa. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando hay fiesta en casa, hay una voz que suena a Madre que me dice esto hay que hacerlo así. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando compro ropa, de la mina de mi alma sale la pregunta ¿le gustaría a ella? ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando hago una ardoria son tus manos las que transforman los ingredientes en ese mejunje de Reinas, como me dijera un querísimo vecino. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando no tengo más ganas, mis neuronas me traen palabras de ánimo que vienen desde León XIII como empujones que me hacen tirar para adelante, y me digo vamos. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando veo a Rafel Nadal me pregunto si lo estará viendo ella. ¿Qué sería de mí sin ti? Si hasta cuando entro en una iglesia perdida por Alemania veo a María Coeli. ¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando hago el tonto, lo hago pensando en tu risa. ¿Qué sería de mí sin tí? Si cuando pienso en algún adjetivo, me acuerdo de esa gran amiga tuya, que un día bautismal al oído me dijo… es Genial. Mamá…¿Qué sería de mí sin ti? Si cuando me pongo frente a un hermosísimo Valle y observo la Belleza de la Madre Naturleza siempre te veo a ti. Porque la naturaleza y tú sois lo mismo. Dadora de vida,  de mucho amor y de una belleza sin parangón.

Felicidades Mamá.

PD: Ellos tienen razón. Eres genial y la Reina de las ardorias y yo…yo no sería nada sin ti. La naturaleza hoy me lo reveló.

Miguel Mejías Segura

 IMG4

2 comentarios en “Mi Madre Naturaleza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s