Mis dos mundos

Pensar que ando traducido
por estos mundos…
me hace sentir que me vigilan
remolinos de miradas torvas.
Que mis pasos los dan pies equinos.

Más fino a veces,
más grueso otras,
pero siempre la misma pregunta…
¿Quién traduce a quién,
si cuando al tañer
mis cuerdas vocales,
con mi jaculatoria;
Amor oder Liebe,
intento abrigar al aire?

No escapo centrado de esta catapulta.
Entro en mi tabernáculo,
para leer mis libros:
nuevos poemas traídos
desde la vieja Isbilya;
de cantes jondos,
de lugares sagrados,
de mis recuerdos. De mi patria.
Y encuentro el punto
donde las micorrizas simbiontes
se unen con mis raíces,
que enderezan mis pies,
centran mi alma;
y mis cuerdas vocales
cantan su hipocorística;
sur, te quiero;
sin más…
traducciones que valga.

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s