La gran pregunta

Giraron rápido los planetas;
se cruzó consigo mismo
y se dijo,
¿y si se acaba aquí?
Tembló,
y se puso el mundo
por montera.

Como un lobo estepario
salió a buscar,
otras preguntas.
Sintiendo el absolutismo
del miedo; y creyéndose Siddhartha,
se le hizo un relicario,
aquella montera.

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s