Una navidad más…

Todo llega. De algún modo todo llega. Incluso una Navidad más. La navidad es diferente cada año aunque nos empeñemos en afirmar que esta navidad será muy diferente. Estas navidades no son diferentes, son raras. No son ni feas ni bonitas, son raras. Muy raras. 

Llevo diez años fuera de mi ciudad natal, Sevilla. Cada uno de estos años he ido a Sevilla siempre en verano y en Navidades. Este año ni una cosa ni la otra. Como muchos de nosotros.

Me encanta el día anterior al vuelo. Me gusta disfrutar de los nervios oportunos del día anterior al vuelo. El repaso constante de todo el equipaje. La tarjeta de embarque impresa, la documentación, la indumentaria, el afeitado previo, los regalos para uno, para la otra, para esta, para este, para aquella, mensajes por aquí, por allá…la gran pregunta. ¿A qué hora llegas, Migue?-

Casi sin darme cuenta el color azul cobalto de la cripta andaluza me da la bienvenida una vez más. Allí, en el Aeropuerto de Sevilla, el concepto hogar recupera su dimensión. Por fin en casa, por fin mis oídos escuchan el murmurar de la gente en un idioma normal, cada palabra en su sitio y con la entonación correcta. A éstos sí los entiendo. La cabeza se relaja, mis orejas apuntan al cielo y mi sonrisa se acentúa, mientras reconozco nuestros olores, nuestra forma de andar, nuestro sentir, nuestro ser.

A partir de ahí intento seguir viejas costumbres durante mis días de vacaciones en Navidades en Sevilla. Correr por las mañanas por el río, quedar con mis Gallardos a desayunar por el centro, o tapear en algún bar de los clásicos o de los nuevos. A estas alturas del año el tránsito de la tarde a la noche es imperceptible y las noches Sevillanas son eternas. Hola Yolanda (Si no te pongo la primera te da un patatús), Manu, Edu, Inma, Cristina, Susana, Jesica y los nuevos que visitan vuestras alcobas, o al menos lo intentan.  Pobres…nunca alcanzarán a entender las diferencias que hay entre el carbón y un diamante. Todos reunidos en torno a una mesa. Una voz se alza sobre el resto. La pregunta es para sacarse el Doctorado con Matrícula Cum Lauden en Filosofía. ¿Qué pensáis sobre el Satisfayer?-  ¿El papel del hombre en las Relaciones Sexuales se perderá por completo? ¿Nos quieren? ¿Servimos para algo? Pregunta aquél, como lanzando los dados para ver si le sale seis.  El estilo me resulta muy familiar. Muy de él. ¡Qué grande eres! Un pequeñísimo milisegundo de silencio, y al siguiente se escucha un algarabío de opiniones. Yo bajo la mirada y mi primer pensamiento es… Estoy en casa. Ésta es mi gente. Los quiero.

Así van pasando los días, otra vez con las Gallardos, conversaciones interminables, aclarando los oscuros puntos del universo, mientras buenos vinos nos ayudan a pensar cada vez más libres. Y risas, muchas risas. Y miradas, muchas miradas. Todo es tan preclaro. Nada se traduce, todo se transluce. Agudizando el oido, en esta cola de gente se escucha de todo. Abrigo bien abrochado y seguimos…aquí ponen unas espinacas con garbanzos y una pavía que quitan el sentido…un Pedro Ximenez por favor…

Otro día más, es el turno de ellos. Hoy les dedico lo mejor. Con ellos pasé de niño a casi hombre. Con ellos mi forma de pensar cambió para siempre. Con ellos nunca dejé de aprender. Rafa, Ainhoa, Raquel, y todo un elenco de personajillos salidos de los mejores rincones de una fábula interminable, un arcoíris lleno de amor y felicidad.  Somos muy diferentes, a veces pienso que no tengo nada en común con ellos. A su lado no se puede ser más feliz, esto es categórico. Es amor incondicional. Si no os hubiera conocido habría sido peor persona. De esto estoy seguro. Jérez, zambombas, cantes, tapas y un vermú, y los ojos de Ainhoa se vuelven del color de la miel al contacto con los rayos del sol. Y sus rizos me recuerdan a las olas que bañan las playas gaditanas. Raquel ríe tímidamente y mi corazón late por bulerías. Risas, muchas risas.

Todo va según lo previsto, pero me falta algo muy mío. Y cuando lo encuentro me dejo llevar como un camino que va hacia la calle de la perdición. Veo raza, fuerza, ojos llenos de vida, una voz que se alza, esta vez un verdejo, y unas palmas que me enloquecen. Tres mujeres como tres soles. Y yo ya siento tocar el cielo. Viva el flamenco y un montaito en Triana y… María, Carmen y Ana.

Carmona Romana. Buenos días llenos de Esperanza. Aquí se detiene el tiempo. Empezamos con unos churritos con chocolate y nos dejamos llevar. El verbo se convierte en verso. Y la literatura dilata mis pupilas. Cada uno de ellos con su estilo. Cada uno de ellos grandes. Fantasía, erotismo, juveniles, cuentos infantiles, trazos de sabiduría, narrativa de la buena. Qué nivel. Cómo me gusta está ciudad. Me despido así, con una reverencia.

Hoy salimos para Osuna y se lo dedico a ella. Al pilar fundamental de mi vida. Abuela ¿cómo estás? -. Po mira para que te voy a mentir. Me duele la paletilla -. Así me gusta, que todo esté igual que siempre. Y más visitas. Primos. José Antonio, el primer primo que vi nacer, Federico, Rosario te has convertido en una mujer de bandera. Más guapa no se puede ser y Javier. Qué buena gente me rodea. Lo dan todo. Una madalena de Cáceres me ofrece una bufanda nueva. Antonio saca a pasear las esencias de su guitarra. Puri sus risas, y mi abuela con su hermana parecen como pintadas por Julio Romero de Torres. Ole. Y la vuelta de la esquina Ellas. Todo es tan supremo que no hace falta nada más.

¿Qué nos toca hoy? Así…mamá voy saliendo dando un paseíto. Nos vemos allí. Mari y Simito siamesas ellas. Qué maravilla. Y en la retaguardia una barba con su sombrero, esta vez el azul, a su lado su gran cómplice. En una mano una botella de Pata de Cabra y la otra otro presente. Esto es para ti sobrino. Los besos y abrazos suenan a Mejías. No hay otra forma de describirlo. Y empieza el banquete. Unos a la izquierda y otros a la derecha. Yo en el medio para llenarme de todo eso que me falta. Un año es más largo que doce meses. Gracias. A este niño ya le tocó la lotería. De todas formas dame diez de ese número, por si nos toca. La generosidad en su medida justa; sin límites. Tocar, qué verbo.  Eso es lo quiero tocaros. Tocaros mucho.

Hoy me lo dedico a mí. Salgo. ¿Dónde vas? -.  A mí sitio preferido. No lo sé -. Así salgo con la intención de perderme. Un huerto de un Rey, Un palacio a la vuelta de la esquina y su limonero, un poema de Cernuda, otro de Altolaguirre, Miguel de Cervantes, un Murillo, un Velázquez, aquí Blanco White. Un Hotel, una Fábrica de Tabaco, y Carmen de Bizet. Un parque, otro poema, ¡Hola Béquer! -. Un Monte. Otro palacio. Los colores azul, blanco, verde, armonizan el transcurrir del agua por los canales mientras las palomas levantan el vuelo tocando las palmas. Aquí hay arte en cada rincón. Un Museo. Capitanía y toda España frente a mí. Aníbal qué enorme fuiste.  Qué bonito, una Catedral y un Alminar jugando a las damas. ¿Quién ganará? -.  Me pregunto mientras un palacio Mudéjar que me guiña el ojo. No me resisto. Entro pagando la entrada de un sevillano cualquiera. Unos jardines de ensueño, otra vez Cernuda y su Ocnos. Un mundo subterráneo de antes de los romanos. Placitas, esquinas, y una cervecita. Torres de Plata y Oro, Atarazanas y un río que corta Sevilla en dos. “Sevilla tuvo una niña y le pusieron Triana”… y giro como intentando bailar con mi hermana. Mi solomillo al Wiski con otra cervecita y al girar la esquina…palmeras de chocolate. Le va a encantar. Sí a ti. Y sigo. En esta ciudad es todo tan erótico. Hasta una tienda pequeña tiende de té. Una bolsita de Hammam por favor. Llevo ya una buena borrachera de saludos y cervezas inesperadas. Es hora de tirar para casa. ¡Las palmeras qué no se me olviden!

Me cuesta encontrar el cerrojo de la puerta. Estas llaves se mueven solas -. ¿Dónde has estado? -. No lo sé. Las Palmeras de Chocolate son recibidas por unos ojos verdes llenos de inmaculada niñez. Viva toda la Osuna que llevas dentro.

Van pasando los días. El calendario es implacable. Hoy es 24 de diciembre y se lo dedico a él y a otras personas que son muy importantes para mí. ¿Papá, te vienes al túnel? -. La disposición hecha hombre. Se levanta como una encina en una lomera de Constantina. Osuna clama. ¿dónde vais? -. No te preocupes, sólo será una. Vamos a saludar a los Maquedas y a los Valencia-.  La mentira suena a verdad desconcertante. Sol y Carmen en la esquina. Miguel que alegría de verte. Te están esperando -. Allí, Isabel, inteligencia hecha mujer, Maria Luisa y su cándida sonrisa, Marta y sus ojos de mil colores, y Dani y Manuel. El abrazo es como siempre. Y mi niñez vuela como una golondrina en mayo por el colegio de los Salesianos. Papá esta ronda es mía! Te la mereces. El año ha sido duro. A la segunda o tercera ronda, voy perdiendo la cuenta. Pero mira como beben los peces en el río… Nos volvimos a perder. Vuelta al hogar, una siesta. Todo da vueltas. Vueltas de felicidad por los campos de mi Andalucía.

Ducha, afeitado y vestido para la ocasión. Las copas. ¿Esta vajilla? -. No este año ponemos esta otra. Cortando tapas, colocando gambas. La mesa no puede estar más bonita. El teléfono no para de sonar. Familia, amigos y ellas mis Gallardos. Llaman a la puerta. Visitas. Mi otra Familia. Pepitas, Conchitas, Pedros, Carlos y Auroras. Suena otra vez el timbre. Dos terroristas con cara de angelitos, mi hermana con su nuevo modelo y Paco. Ya estamos todos. Irina que lo mira todo con los ojos de una niña. Ya estamos todos.

El horno desprende ya el olor a Cordero de Dios que quita el pecado del Mundo.

Esta noche nos lo volvemos a comer en una Navidad más. Y que no falte porque a este virus nos lo llevamos por delante. ¿Verdad Irina? Este año tú y yo y nuetros recuerdos, proyectos y nuestro huerto. Gracias por existir.

Feliz Navidad a Todos.

Os quiero.

Miguel Mejías Segura

3 comentarios en “Una navidad más…

  1. Feliz Navidad Miguel.Y una Navidad más como bien dices pero bien distinta a las que estábamos acostumbrados y si no pues pregúntaselo a tu madre.Feliz Navidad y este año más que nunca te deseo Salud y más Salud
    Qué ganas tengo de conocerte .Un abrazo Lola Ferrer amiga de infancia de Osuna de tu mami.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s