Bebiendo vino amargo

Este reconstruir sin saber,
este día a día autómata,
esta irreflexión de lo diario,
este reír sin gracia,
este comer para alimentar
mis células y hacer que sus
mecanismos más complejos
sigan cumpliendo sus funciones.
Este caminar sobre las hojas
caída de los árboles
sin darles patadas,
este dejar de escuchar el
oleaje imaginario,
de ese mar que solo lo traducen
algunas neuronas en versos.
Este onanismo,…del ¿por qué no?

Este aprender porque sí,
este ir y venir
dejando ilusiones
durmiendo en las alcobas,
este… a lo mejor…sí…
y si…¿no?…y si…¿sí?
ese alegre pasado con su porvenir,
este presente disfrazado de positivismo,
estos cantes con gallos y sin pellizco,
este vaivén del barco sin quilla,
este día a día fingiendo
que no finjo.
Ese error descuidado,
de esta cabeza despistada,
se paga con la desidia,
de seguir haciendo cosas sin ganas.
es así como se pierde la ilusión, y…
bebiendo vino amargo…
se mata.

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s