Trastorno de los sentidos. Sinestesia.

Desde aquí arriba se puede sentir todo mejor. Dijo aquél cabezudo ser, de cuerpo blando y de piel oscura mientras ella se estiraba para recibir los primeros rayos de sol.

¡Joven! suerte tienes. Yo sólo entiendo de ocasos y amaneceres. Vivo desde hace mucho inmóvil, sin sentir. Ni siquiera sé ver.

El joven reclutó a sus amigos con alas con forma de violín que batiéndolas, músicas regalaban.

Ella esperó a la noche. Y llegó.

Ella se cerró como el telón del teatro.

Los ciegos asistentes espetaron felices. ¡Esta música huele a flores!

Caléndula ni se enteró.

Miguel Mejías Segura

 

 

10885014_10152593473442423_649928448068102908_n

 

Miguel Mejías Segura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s